Logo Transparente Negro.png
Comillas.png

Desde que me dedico a escribir —miento: desde que publico libros—, las preguntas más recurrentes que me han dicho tienen que ver con el hecho de ser mujer y escritora, y de ahí se despliega un abanico de términos como: mirada, cuerpo, condición, subjetividad, sensibilidad, poética; como si todas esas palabras fueran única y exclusivamente atributos femeninos —o feministas—. Lo mismo pasa cuando una escritora es convocada a alguna mesa para hablar con otras escritoras de lo que para todas es más que obvio: ser mujeres y escritoras —los escritores, en cambio, pueden sentarse en una mesa de feria a hablar de tópicos de estilo, voz, ritmo, climas, tramas—. Y a pesar de que me esfuerzo en cada respuesta con la aclaración innecesaria de que no puedo pensar en una sola causa feminista que no apoye, el matiz que sigue basta para que el feminómetro no alcance la curva necesaria de compromiso y militancia, y se dispare la alerta roja que delata a las machistas camufladas. Porque mi respuesta suele contener la desazón que me produce la sugerencia de que ser mujer y ser escritora te hace parte de un subconjunto exótico —o enclenque: digno de observación y seguimiento.

Margarita García Robayo

Camy.png
Pau.png
Sole.png
David.png
Glori.png
Sebi.png
Álvaro.png
Gabi.png
Eleine.png
Isra.png
Ender.png
Dayi.png
Marco.png
Cami.png
CaroD.png
Luis.png
CaroR.png
Gus.png
Gigi.png
Luan.png
Rebe.png
Gior.png
Alex.png
Lusha.png
Seba.png
René.png
Marco-4.png
Marco-2.png
Marco-3.png
Marco-3.png
Marco-1.png
Marco-4.png
Marco-4.png
Logo Semi Negro.png
Marco-3.png

AUTOBIOGRÁFICA

Camy.png

Camy

Rebe.png

Rebe

David.png

David

Cami.png

Cami

Luan.png

Luan

CaroD.png

CaroD

Marco.png

Marco

Gigi.png

Gigi

Gus.png

Gus

Gior.png

Gior

Logo Transparente Negro.png